Y Pablo se convirtió en la bruja Melisandre

No lo hizo en su atropellado discurso triunfal, que para esas cosas Mariano Rajoy debe ser muy reservado. Tampoco el inmenso “Gracias” rotulado en el cartel instalado bajo el balcón de la victoria, en Génova, 13, personalizaba en nadie el agradecimiento. Pero si a alguien debe su supervivencia y resurrección el todavía presidente en funciones…

Carta a García-Margallo, presidente del mundo (mundial)

Excelentísimo, ilustrísimo, suma magnificiencia, estupendísimo… señor don José Manuel García-Margallo (que no me sé yo lo del tratamiento al más grande de los grandes a nivel planetario, pero pienso que habrá que excluir lo de majestad, que con corona no le veo, así como lo de molt honorable, que se me antoja corto y provinciano…