El suicidio de Europa

BerlyamontHace 40 años, el militar revolucionario Saraiva de Carvalho pretendió hacer de Portugal “la Cuba de Europa”. Obviamente, no lo logró. Pero, hoy día, sus émulos del Bloco de Esquerdas ya han conseguido introducirse en el Gobierno.

Más grave es la situación de Grecia. Aunque el desastre económico es cierto que lo causaron los políticos conservadores y socialistas, son ahora los radicales de Syriza quienes pilotan una nave sin rumbo, entre las presiones ortodoxas de la UE, por un lado, y el anarquismo consumista de una parte de la población, por otro.

Es que en Europa se han instalado ya los modelos políticos populistas del otro lado del atlántico, puestos en vigor por imitadores de Saraiva de Carvalho, como Hugo Chávez, y que han conseguido hundir a países antes prósperos, como Venezuela. Modelos, por cierto, que inspiran entre otros a Podemos, el partido ascendente en España, cuyo ánimo confeso es el de poner todo patas arriba.

Tampoco resulta extraño que ese movimiento convulso de una izquierda radical y novedosa halle su correlato en el crecimiento de la extrema derecha de Martine Le Pen, en Francia, o en los grupos xenófobos de Polonia, Hungría, Finlandia…

A ello contribuye, sin duda, una política migratoria sin criterio, a golpes de efecto de la opinión pública, con mejores intenciones que soluciones y sin mecanismos integradores y de inserción social y cultural. En Europa, los extracomunitarios siguen siéndolo una generación después, a diferencia de ese millón de inmigrantes que se naturaliza cada año en EEUU y que se convierten en los más fervorosos patriotas de su nuevo país.

Estamos asistiendo, pues, a la gradual e incesante desaparición de la centralidad democrática que se había instaurado en Europa occidental tras la Segunda Guerra mundial. Y, eso, aunque muchos no se den cuenta, supone el suicidio de la Europa pacífica, próspera y solidaria en la que hemos tenido la suerte de poder vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.