La peligrosa decisión de ser periodista: del “Pobrecitos, que pasen y que coman” a ser asesinados en todo el mundo

Se adjudicó a la vieja Duquesa de Alba una frase muy significativa: “¿Que están ahí los periodistas? Pobrecitos, que pasen y que coman”. Aquellos tiempos cambiaron, pero lo hicieron para volver ahora nuevamente a los inicios, como en un bucle espantoso, aunque aún más alarmante: la de periodista ya no sólo es una profesión dura, agria y triste, como diría Larra, sino que también los periodistas son asesinados cada vez en mayor número y con mayor vileza. El balance de 2015 de Reporteros Sin Fronteras resulta demoledor.

La ONG Reporteros Sin Fronteras ha publicado la segunda parte de su Balance Anual, que registra los asesinatos de periodistas durante 2015: en total, la organización ha registrado que 110 periodistas fueron asesinados debido a su labor o que perdieron la vida en circunstancias sospechosas. En 67 de estos casos, la organización puede afirmar de manera oficial que los periodistas fueron asesinados debido a su profesión o mientras la ejercían –con lo que la cifra total de periodistas asesinados por este motivo asciende a 787 desde 2005–. En los demás casos, se sospecha que su profesión pudo ser la causa.

A esa cifra hay que agregar los asesinatos de 27 periodistas ciudadanos y 7 colaboradores de medios de comunicación. Esta preocupante situación puede atribuirse a la violencia ejercida de forma deliberada contra los periodistas y muestra el fracaso de las iniciativas para protegerlos.

Entre los países más mortíferos para los periodistas en 2015 un país europeo, Francia, se encuentra en tercer lugar, después de India e Irak. El ataque perpetrado en enero contra el semanario Charlie Hebdo contribuyó a que la tendencia de 2014 se invirtiera. Ese año, dos tercios de los casos de reporteros asesinados en el mundo se registraron en zonas de conflicto. En 2015, por el contrario, dos tercios de los periodistas asesinados perdieron la vida en países que se dice que están “en paz”. El Balance es objeto de un informe completo que puede consultarse en este enlace.

“Es imperativo establecer un mecanismo concreto para que se aplique la legislación internacional en lo relativo a la protección de los periodistas”, ha señalado Christophe Deloire, Secretario General de Reporteros Sin Fronteras. “Hoy en día, grupos armados perpetran ataques dirigidos contra ellos, mientras que numerosos Estados incumplen con sus obligaciones. Los asesinatos de estos 110 reporteros deben suscitar reacciones a la altura de la urgencia de la situación: debe nombrarse lo antes posible a un representante especial del secretario general de las Naciones Unidas para la protección de los periodistas”.

En el Informe anual sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad, publicado el 6 de agosto de 2015, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, afirmó: “Me preocupa mucho que no se logre reducir la frecuencia y la magnitud de la violencia dirigida contra los periodistas, así como la impunidad casi absoluta de ese tipo de crímenes”. Como respuesta a la persistencia y la diversidad de los peligros que enfrentan los periodistas, RSF publicó el 15 de diciembre de 2015, en colaboración con la UNESCO, una edición completamente revisada y corregida de su Guía práctica de seguridad de los periodistas.

El Balance Anual de los ataques contra periodistas, creado hace 20 años por RSF, se basa en datos precisos, recabados gracias al trabajo de vigilancia de RSF. El “Comité para la Protección de los Periodistas” (CPJ, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, publicó su Balance el mismo día.

El 15 de diciembre, Reporteros Sin Fronteras publicó la primera parte del documento, que registra los periodistas encarcelados, secuestrados y desaparecidos durante 2015.

PUEDE ACCEDER AL DOCUMENTO ÍNTEGRO DE RSF PINCHANDO AQUÍ

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.