A Leguina también le ‘engañaron’ con Bankia: 60.000 euros ‘invertidos’ en preferentes y otros 20.000 en acciones que no valen nada

Leguina_25022016

Joaquín Leguina durante un desayuno en Madrid con el grupo Experience Club. Foto: El Satiricón.

Joaquín Leguina, expresidente de la Comunidad de Madrid y dirigente socialista actualmente muy crítico con la dirección del PSOE que lidera Pedro Sánchez, también se dejó ‘engañar’ por el cuento de las acciones preferentes que puso en marcha la antigua CajaMadrid. Según nos ha confirmado el propio Leguina, él es uno de los 392.266 perjudicados que hay en total en España, sin contar con los productos vendidos por el Banco Santander o Endesa. De esos casos, 238.000 pertenecen a la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri, 79.000 a Catalunya Caixa y 75.266 a Novagalicia Banco.

“No les da vergüenza: estafar así a una jubilada. ¿Cómo lo pudo usted permitir? Quiero que me devuelvan mi dinero”. Así le reclamaba hace unas fechas una anciana al expresidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, sus ahorros perdidos en el cuento de las acciones preferentes de CajaMadrid. La escena tuvo lugar en los escalones de acceso a los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid.

Leguina, que pasaba por allí, se quedó ‘pasmado’ de que le hicieran responsable de algo en lo que -por esta vez, al menos- él no había participado, y se encaró con la anciana y con el grupo con el que protestaba a la puerta de los juzgados respondiéndoles lo siguiente: “Señora, yo no tengo nada que ver con esto: ¡Si yo soy también un estafado!: he invertido 80.000 euros en acciones y ya veremos si los recupero…”. La anciana cambió de actitud y, con algo más de cariño cómplice, le dijo: “¿A usted también? ¡Vaya unos golfos!”.

La escena la relato el propio Leguina en un desayuno con el Experience Club, un grupo de periodistas con larga trayectoria profesional que reivindica la experiencia frente al periodismo low cost. En esa reunión, de la que no se dio cuenta pública, Leguina confirmó que él también se dejó llevar por los cantos de sirena que hablaban de una alta rentabilidad para su dinero e invirtió 60.000 euros en ‘acciones preferentes’ de Bankia y otros 20.000 euros en acciones de esa entidad cuando Rodrigo Rato la sacó a Bolsa. En total, 80.000 euros que Leguina pensaba que había perdido, o que, al menos, le estaba resultando tedioso, largo y costoso recuperar.

Como se ve, el ‘engaño’ parece que fue total… y totalmente generalizado, según los datos recabados por Extraconfidencial.com en relación a esta noticia: en total, entre 2008 y 2011 se ‘colocaron’ en España hasta 12.500 millones de euros de ese producto tóxico entre pequeños inversores, y de ese total, las cajas de Bankia colocaron el 96% de sus preferentes a inversores minoristas, dado que los mayoristas no se dejaban engañar tan fácilmente.

Es decir, que Bankia y las cajas de ahorro que dieron origen a la entidad colocaron el 96,2% de sus participaciones preferentes —cantidad que sumaron 3.123 millones de euros— a inversores minoristas. Así consta al menos en el plan de reestructuración que la Comisión Europea aprobó en su momento para la entidad bancaria que preside José Ignacio Goirigolzarri. Aunque, en términos generales, entre 2008 y 2011, los distintos bancos y cajas españolas vendieron entre pequeños inversores hasta 12.552 millones de euros en preferentes.

No obstante, en Bruselas se vivió con particular preocupación este ‘incidente’ de las preferentes en Bankia; tanto que la hoja de ruta que emitió en su día el Ejecutivo comunitario para la entidad nacionalizada concluía que Caja Madrid, Bancaja, Caixa Laietana y las cajas de La Rioja, Canarias, Ávila y Segovia —además de Bankia, una vez completada la fusión de las siete— vendieron a inversores minoristas -como Leguina- casi tres cuartas partes (el 73,24%) del total de productos híbridos que emitieron: de los 6.911 millones de euros emitidos en preferentes y deuda subordinada, 5.062 fueron adquiridos por pequeños inversores o ahorradores.

Y, por si fuera poco, dos de las entidades que emitieron preferentes —Caja Madrid y Caja Rioja— no colocaron ni uno solo de estos títulos a inversores institucionales, de modo que la totalidad de los valores fueron a parar a manos de los minoristas, como Leguina o la anciana que le increpaba a las puertas de los juzgados madrileños de Plaza de Castilla. En cuanto a la deuda subordinada, la información de la Comisión Europea reveló ya en ese momento que de los 3.665 millones colocados por estas cajas, el 61% fue vendido a minoristas y el 39% a inversores institucionales.

Como se recordará, entre 2008 y 2011 se emitieron y vendieron a pequeños inversores gran cantidad de participaciones preferentes. Por ejemplo, y más allá de Bankia, sólo en 2008 BBVA colocó un total de 1.000 millones entre inversores minoristas. Pero fue en 2009 cuando se produjo un mayor volumen de emisiones e importes, con un total de 11.352 millones colocados entre pequeños inversores por entidades españolas. Además de los más de 3.000 millones que colocaron entre estos clientes las predecesoras de Bankia, ese año el grupo Santander (Santander y Banesto) vendió 2.463 millones, la actual La Caixa —incluidos 417 millones de Banca Cívica— 2.314, y Sabadell-CAM unos 1.400.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.