Llamazares pone cordura en el espíritu secesionista de Garzón: el referéndum no es legal

Las posiciones secesionistas de Alberto Garzón, el aún líder de Izquierda Unida, no son ni mucho menos compartidas por toda la coalición, lo que ha abierto una brecha en esta fuerza aliada por el interés con el podemita Pablo Iglesias. Izquierda Abierta, el grupo interno que lidera Gaspar Llamazares, ha hecho “un llamamiento a la cordura y la serenidad”, pero criticando tanto la dureza del Gobierno de Rajoy como la posición golpista de la que hacen gala los secesionistas catalanes y sus ‘tontos útiles’ de Podemos e Izquierda Unida. “No es una movilización, es un referéndum unilateral sin garantías”, es lo que dice el grupo de Llamazares sobre el referéndum del 1-O, algo que ni le pasa por la cabeza reconocer al podemizado Alberto Garzón.

Ante la deriva de los acontecimientos del cara al referéndum convocado por los independentistas en Cataluña, Izquierda Abierta, el grupo de IU liderado por Gaspar Llamazares, ha hecho un llamamiento a la cordura y la serenidad. Dicen, sí, que el Partido Popular es responsable de haber llegado a la situación actual por haber judicializado el conflicto desde el principio, y que las actuaciones judiciales están siendo “extravagantes y desproporcionadas” y sustituyen a la vía de diálogo político que habría de ser la tomada desde la lógica democrática.

Critican también que “el abuso que el Gobierno de Rajoy está haciendo de los instrumentos del Estado ha alimentado un clima que, además, es el que el Govern sabía de antemano que iba a conseguir”. Pero reconocen en IzAb que “no estamos en estado de excepción”, como dicen los golpistas de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, y afirman que la imagen que se está dando “es vergonzante e impropia de una democracia que habría de ser capaz de anteponer siempre el diálogo a la represión, la amenaza y la insurrección”.

Ahora bien, dicho lo cual, Izquierda Abierta abre una importante brecha en los postulados podemizados y progolpistas de Alberto Garzón. Dicen los de Llamazares que lo están haciendo ERC, CUP y PDCAT en Cataluña “no es una movilización, es un referéndum unilateral sin garantías”, algo que ni siquiera quiere reconocer el aún líder de IU.

En una posición mucho más lógica y objetiva que la de Garzón, Llamazares afirma que “la negociación dialogada para la reforma constitucional y la búsqueda de otro encaje territorial es aún posible, pero esta hoja de ruta parece inamovible y las partes muy alejadas de la voluntad de reconducir el conflicto, y eso es muy alarmante para este país”. Es decir, que Llamazares no habla de ‘unilateralismo’ del Gobierno, sino de “ambas partes”, incluyendo la posición golpista contra la democracia que mantienen Puigdemont y sus socios secesionistas.

Para IzAb, el Gobierno del Estado y el Govern catalán han entrado en una dinámica de “confrontación suicida cuyas consecuencias auguramos catastróficas si no se consigue cambiar el rumbo”. Exigen al Partido Popular que deje de utilizar medidas represivas y le piden “madurez para intentar dar salida a una realidad: la reclamación independentista de una parte importante de la sociedad catalana”. Pero, al contrario que IU, consideran injustificable “la insumisión de las instituciones catalanas” y la “convocatoria de un referéndum unilateral y sin las mínimas garantías”. Por eso, en una posición mucho más política que la de Alberto Garzón, los de IzAb han hecho un llamamiento a reconducir el conflicto mediante el instrumento primordial de la acción política, que no es otra cosa que el diálogo, la negociación y el pacto entre diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.