Los desmentidos de El Duende: Pablito, el borreguito mascota de la Legión, no formará parte del nuevo logo del PP

El NODOS, en un momento en el que se quedó quieto. Foto: El Satiricón.

El NODOS, en un momento en el que se quedó quieto. Foto: El Satiricón.

Ignoramos de donde ha partido la noticia de que la presidenta saliente de Argentina, la peronista Cristina Fernández de Kirchner, ha enviado a Madrid, como asesor de Podemos, a un psicoanalista lacaniano, con mucho predicamento en la barriada bonaerense de Palermo. Según cuentan, en el equipo electoral podemita, dirigido por el también peronista Iñigo Errejón, están preocupados por el crecimiento desmesurado que ha experimentado en los últimos días el ego del líder, y que le lleva a repetir en cada entrevista aquello de “yo, que saqué matrícula de honor hasta en el examen de conducir motos y que soy doctor súper-laudem, además de macho alfa”.

Es por ello que el círculo podemita de Buenos Aires tomó cartas en el asunto e intercedió ante sus correligionarios del Partido Justicialista, a fin de que el mejor psicólogo argentino se desplazase a España para sentar en el diván al aspirante a supremo mandatario. ¡Pero cuanta imaginación! ¿ególatra Pablo? Todo es falso.

Es también incierto que, con motivo del reciente fallecimiento del poeta y académico de la Lengua Carlos Bousoño, vaya a ser amortizada su plaza por mandato del ministro de Hacienda, Carlos Montoro, y que la idea partiese del ex-untuoso Secretario de Estado de las Administraciones Públicas, Antonio Beteta, en aplicación de su doctrina: “El mejor funcionario es el jubilado o el fallecido”.

Tampoco es cierto que Luis María Ansón se haya ofrecido al director de la Academia para interceder ante el presidente del Gobierno, y que pretendiera llevar escrita una coplilla de elogios a la letra M, cuyo sillón ocupaba el difunto, y que terminaba con un verso cantable pegadizo: “Letra eme, eme de Mariano, Mariano tu eres el más, con eme de mar, mariposa y mariscos”.

El Duende ha tenido acceso a la grabación del último pleno de la docta casa donde se lustra el castellano y se puede escuchar con claridad una voz, no identificada, que grita que no, que “no conviene hacer gestión alguna, no sea que se enteren de que existe la Academia y la supriman para ahorrar”. Pues parece que nada de lo contado es verdad.

Es falso también que la concejal equo-podemita, Inés Sabanés, responsable de limpieza y jardines del Ayuntamiento de Madrid, haya decidido pedir la colección de bonsáis del Jardín Botánico -en su mayoría procedentes de la colección que donó Felipe González al dejar Moncloa-, para decorar el enorme edificio del Palacio de Comunicaciones, actual sede del consistorio de la capital.

El Duende ha preguntado por la noticia a un operario del histórico vergel, al que le ha entrado la risa, antes de añadir: “¡Pero si no saben ni dónde está el jardín, y mejor que usté no se lo diga, no vayamos a tener que darle al concejal Zapata ese con una maceta, si viene por aquí y nos cuenta un chiste malo de cómo quemar un millón de árboles!”. Todo ha sido un bulo.

Parece que tampoco es verdad que el pasado día 12 de octubre, durante el desfile de las Fuerzas Armadas, el pequeño Nicolás consiguiese burlar a los servicios de espionaje desplegados por Madrid y llegase saludar a los reyes, disfrazado de agregado militar de la embajada del Principado de Mónaco. Falso que ofreciese sus servicios para arreglar lo de Cataluña, o conseguir las próximas olimpiadas para Torrelodones, además de garantizar la absolución de la Infanta Cristina en el juicio de Palma.

Tampoco es cierto que el borreguito mascota de la Legión, de nombre Pablito, vaya a servir de inspiración para el nuevo logo corporativo del PP, en consonancia con la renovación generacional que quieren llevar a cabo en las próximas listas electorales. Desde Ceuta nos dijo el cabo del cornetín que no, que ni de coña sueltan a Pablito, que ha costado mucho trabajo adiestrarle para desfilar, y también para que en los días de fiesta baile Paquito el Chocolatero en versión legía.

También nos han desmentido que la presunta periodista Karmele Marchante, devenida independentista catalana, vaya a ser propuesta por Artur Mas como embajadora en Madrid y que haya declinado la oferta por motivos económicos, pues habría puesto como condición poder seguir como tertuliana en programas telebasura para completar el sueldecito. En la Generalitat negaron todo, también el rumor de que iba a ser contratada para diseñar la ropa de paseo de las paracaidistas de las FACAS (siglas del ejército catalán, es decir Fuerzas Armadas Catalanas).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.