“Los imprescindibles”, la historia novelada de los maquis que tuvieron que serlo para no morir asesinados por el franquismo

imprescindibles_peque

“Los imprescindibles” es la primera gran novela del periodista Raimundo Castro en la que narra la historia de los guerrilleros españoles, después de 1939; una historia particular, especial, en palabras del presidente del Congreso, Patxi López, en la presentación de la obra. “Los imprescindibles” narra de forma magistral lo que muchos pensaban: que la mayoría de los que actuaron contra el franquismo después de 1939 fueron gente que no pudo decidir ser guerrillero. “Son gente empujada a la montaña por la razón precaria de defender la vida, de no ser fusilados en esa posguerra inmediata, que es seguramente la más inmoral, donde el vencedor impuso a sangre y fuego el odio primario y elemental de matar al vecino”.

En “Los imprescindibles”, el periodista Raimundo Castro (Torremocha, Cáceres, 01.08.1955) ha novelado de forma magistral la historia de los guerrilleros españoles que lucharon por sus ideales de libertad y justicia desde el inicio de la Guerra Civil hasta la huida, en 1955, de la última partida de maquis.

La narración de la historia de estos guerrilleros nos recuerda que hubo un tiempo en que España fue el lugar en el que el nazismo ensayó la Segunda Guerra Mundial y dividió al mundo en dos bloques. Y en esa trama de confrontación nacional e internacional, miles de guerrilleros defendieron su vida y sus ideas, sin apenas armamento ni intendencia, frente a una Guardia Civil a la que el generalísimo Franco situó como vanguardia de la represión para intentar vender a la opinión mundial la falsa idea de que los soldados republicanos que le combatían en las sierras eran simples bandoleros.

imprescindibles_grandePero ahora, al amparo de la verdad histórica, la novela desnuda acontecimientos terribles que la memoria oficial había ocultado: la ejemplar odisea de los maquis, su lucha -trufada de heroicidades y traiciones- queda reflejada en su duro acontecer cotidiano; en un relato que, más allá de su inquietante desenlace, ofrece una profunda reflexión sobre la dignidad humana.

El título de “Los imprescindibles” lo ha tomado Castro prestado de Beltrolt Brecht, acaso el hombre que mejor retrató la cobardía social en Alemania que no sólo no combatió el ascenso del nazismo, sino que incluso se dejó seducir por él, y que tan duramente luchó contra la locura hitleriana:

  • “Hay hombres que luchan un día y son buenos. / Hay otros que luchan un año y son mejores. / Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. / Pero hay los que luchan toda la vida: / esos son los imprescindibles”.

La generación de la Transición nunca olvidó el pasado

La novela fue presentada por el presidente del Congreso de los Diputados, el socialista Patxi López, quien, en una breve pero contundente intervención despejó algunas incógnitas para las nuevas generaciones: “Una parte de la generación que no participó en la Transición, y, sobre todo, que no conoció la guerra ni la posguerra, tiende a decir, (como reproche), que la Transición encerró el olvido del pasado“, inició López su parlamento, para añadir con rotundidad que “la generación de la Transición nunca olvidó el pasado, sino que la guerra civil y la dictadura fueron siempre una herida sangrante soportada en silencio por el pavor a que se repitiera”.

Centrado ya de lleno en la novela, López se convirtió en su crítico excepcional: “Quien lea las primeras 50 páginas de esta novela va a construir un nuevo Madrid personal, superponiendo a lo meramente físico, trozos de memoria colectiva incrustadas en el tiempo. Nadie que lea esta novela podrá caminar sobre las calles de Madrid de la misma manera. Nadie podrá mirar la Puerta de Alcalá, el Retiro o la estatua del Ángel Caído de la misma forma”.

López reconoce que la guerra civil que narra esta novela es totalmente diferente, es la guerra civil rural, como la aportación más genuina de la obra de Castro: “En la brutalidad rural no hay teoría. Está el latifundista aterrado que no puede incorporarse a la modernidad, y está la gente rural. Lo que los enfrenta no es una teórica cuestión de clases; para el labrador es una humillación acumulada nada abstracta ni teórica, es el rencor cotidiano mascado en el silencio de la noche pobre“, dijo López.

Según esa crítica, que ahonda en el espíritu con el que Castro ha escrito “Los imprescindibles”, “el odio con el que un anarquista de Barcelona mata un burgués, es un odio abstracto, teórico. La represión de la burguesía es institucional, también abstracta. La violencia rural, de ambos bandos, es terriblemente personal. El odio que enfrenta al terrateniente y al campesino, es profundo, telúrico casi. Es un odio con olor a sudor y sangre. Es una violencia que arranca de raíces muy viejas. Son dos colectivos que se han quedado fuera de la historia; los terratenientes matan para seguir en un nuevo siglo que ya no les pertenece; y la violencia campesina es pura desesperación acumulada”.

raimundo_castro_libro16

La historia de los guerrilleros

En la segunda parte de su novela, algo así como las consecuencias del resultado de la guerra civil tales como la instauración de un régimen de terror, Castro se sumerge por completo en el casi desconocido mundo del maquis; es decir, de la historia de los guerrilleros españoles después de 1939, a quienes dibuja como gente empujada a la montaña por la razón precaria de defender la vida, de no ser fusilados en esa posguerra inmediata, donde el vencedor impuso a sangre y fuego el odio primario y elemental de matar al vecino.

Algo que resaltó Patxi López en la presentación de esta novela histórica: “Esto se recoge muy bien en esta novela: los primeros guerrilleros no deciden ser guerrilleros, sólo buscaban huir del odio asesino de los vencedores”. Se trata, en fin, de una novela que nos sirve para aprender y, en ese sentido, resulta tan imprescindible como las personas de las que habla su titulo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.