Múltiples mensajes contra la “deslealtad” de los secesionistas: incendio en las redes sociales, cuyo control pierden los podemitas, por el referéndum catalán

“En tanto en Cataluña quedase un solo catalán y piedras en los campos desiertos, hemos de tener enemigos y guerra”. Esta frase, escrita por Francisco de Quevedo en 1640 con motivo de la sublevación de Cataluña para no pagar impuestos, es sólo una muestra de lo que acontece en las redes sociales contra los secesionistas catalanes que pretenden dar un golpe contra el Estado de Derecho. Las redes sociales están incendiadas y por primera vez no las dominan los estalinistas de Podemos. Extraconfidencial.com ha rescatado, incluso, un documento firmado por Santiago Carrillo en 2005 con una posición de máximo respeto a Cataluña, su cultura y su Estatuto de Autonomía, pero dentro de la unidad de España. Algo que parece en las antípodas de la rendición de Izquierda Unida a las exigencias de los podemitas-secesionistas de Pablo Iglesias y de Ada Colau.

¿Dominan la izquierda y los independentistas las redes sociales tal y como presumen? Sólo hace falta hacer un análisis riguroso para darse cuenta que no es así. Twitter es, por ejemplo, una poderosa herramienta para ver este éxito al crear tendencias (Trending Topics), su seguimiento y duración. Los datos que ha reflejado esta red social esta semana nos muestran cómo apenas han creado tendencias y como en muchas de estas, al nacionalismo le ha salido el tiro por la culata.

Si el 11 de septiembre la Diada fue la tendencia más importante con una duración de 14 horas y 50 minutos, a partir de este día la propaganda de nacionalistas y seguidores de Podemos se ha ido derrumbando. El día 12, por ejemplo, la máxima preocupación de los españoles en Twitter fue la presentación del nuevo iPhone (#AppleEvent como hashtag), y entre las 10 tendencias principales sólo hubo una relacionada con Cataluña, y no precisamente pro referéndum: #ArrancaLaBasuraSeparatista, con más de 10 horas como Trending Topic. Un hashtag en el que se podía ver videos en el que ciudadanos retiraban esteladas ilegales.

El día 13 tocó el turno a Gabriel Rufián y su intento de llamar la atención llevando una impresora al Congreso. La reacción fue toda la contraria, convertirse en el hazmerreír de las redes sociales, algo que repite por sus continuos errores.

Los intentos de los días posteriores han sido igual de infructuosos. Mientras se intentaba equiparar a la democracia española con un régimen dictatorial muchos les recordaban la falta de libertad en Cataluña para los no nacionalistas.

Todo ello sin olvidar el papel de Arnaldo Otegi, el líder de los asesinos etarras que dejaron un reguero de sangre también en Cataluña y ahora agasajado como si fuera un héroe.

Españoles de todas las épocas contra la ruptura catalana: Unamuno, Quevedo, Azaña…

Francisco de Quevedo, el autor de “La vida del Buscón”, también llegó a recitar en una de sus obras que “son los catalanes aborto monstruoso de la política”. Corría el año de 1640, y los catalanes se habían sublevado por la hoja de reformas con la que el Conde-Duque de Olivares buscaba repartir los esfuerzos y exigencias de mantener un sistema imperial entre los territorios que conformaban la Monarquía hispánica. Hasta entonces, Castilla había cargado de forma desproporcionada con los compromisos en Europa de la dinastía Habsburgo, y a esas alturas una profunda crisis demográfica azotaba las tierras castellanas. Las reformas fueron recibidas en Cataluña con gran hostilidad, porque no querían pagar; es decir, no querían ser solidarios.

Así, en mayo de 1640 se produjo un alzamiento generalizado de la población del principado de Cataluña contra la movilización de los tercios del Ejército real. Esta tensa situación desembocó el 7 de junio de 1640 en el conocido como día del “Corpus de Sangre”, cuando un pequeño incidente en la calle Ample de Barcelona entre un grupo de segadores precipitó la revuelta. Con motivo de esa revuelta insolidaria, según se recuerda ahora en las redes sociales, el Conde-Duque de Olivares llegó a decir en 1641:“Hay que reducir Cataluña a los usos y costumbres castellanas”.

No son las únicas frases correosas que corren de red en red, de whatsapp en whatsapp, o a través de Instagram: se han rescatado multitud de frases antiguas y modernas sobre el ‘problema catalán’ orientadas hacia las raíces profundamente insolidarias de los que pretenden la secesión. Frases como las siguientes, que corren de móvil en móvil:

– “Que en las escuelas no se permitan libros en catalán, escribir ni hablar en ella dentro de las escuelas y que la doctrina cristiana sea y se aprenda en castellano”. Orden de Felipe V en 1715.

– “Si el Estado no impusiera el castellano en toda España, los dialectos se impondrían al castellano”. Miguel de Unamuno, en 1901.

– “Si una mayoría de catalanes se empeñan en perturbar la ruta hispánica, habrá que planearse la posibilidad de convertir esa tierra en colonia y trasladar allí los ejércitos del norte de África. Todo menos… lo contrario”. El falangista Ramiro Ledesma Ramos en 1931 (una que proviene de un nacionalsindicalista y que demuestra que la extrema derecha se ha movilizado muchísimo en las redes sociales).

– “Una persona de mi conocimiento asegura que es una ley de la historia de España, la necesidad de bombardear Barcelona cada cincuenta años. El sistema de Felipe V era injusto y duro, pero sólido y cómodo. Ha valido para dos siglos. Yo no he sido nunca lo que llaman españolista ni patriotero. Pero ante estas cosas me indigno. Y si esas gentes van a descuartizar España, prefiero a Franco”. Manuel Azaña, durante la II República, cuando Macià, primero, y Companys, después quisieron romper España.

– “No estoy haciendo una guerra contra Franco para que nos retoñe en Barcelona un nacionalismo estúpido y pueblerino”. Juan Negrín, presidente del Consejo de Ministros, en 1938.

– “Cataluña fue ocupada por Felipe IV, Felipe V, fue bombardeada por el General Espartero y la ocupamos en 1939 y estamos dispuestos a volverla a ocupar tantas veces como sea necesario y para ello estoy dispuesto a coger de nuevo el fusil”. Manuel Fraga, en 1961.

– “Hay que fomentar la emigración de gentes de habla castellana a Cataluña i Baleares, para así asegurar el mantenimiento del sentimiento español”. Leopoldo Calvo-Sotelo, en 1983.

– “El terrorismo en el País Vasco es una cuestión de orden público, pero el verdadero peligro es el hecho diferencial catalán”. Felipe González, en 1984.

Santiago Carrillo: “Siempre me he sentido español hasta las cachas”

Más allá del incendio que soportan las redes sociales con todo lo anterior, y muchas más citas, fotografías y dibujos, Extraconfidencial.com ha podido rescatar un escrito de Santiago Carrillo, publicado el 25 de octubre de 2005, en pleno debate sobre la reforma del Estatuto de Autonomía auspiciada por Rodríguez Zapatero y Pasqual Maragall, que encabeza con la siguiente frase sintomática:

“Siempre me he sentido español hasta las cachas, siguiendo la expresión castiza. Nací en Gijón, de un cruce de castellanos viejos y de descendientes de muchas generaciones de asturianos. Nunca he tenido dudas ni problemas sobre mi nacionalidad. Ni siquiera en los cuarenta años de mi forzado exilio, cuando por mi actividad política antifranquista tenía que protegerme de los agentes del Gobierno de entonces en el extranjero, he sentido la veleidad de cambiar mi nacionalidad de español por otra más acogedora. Al contrario, la mantuve celosamente. Y cuando a mis tres hijos varones, nacidos en París, donde acabaron sus estudios universitarios les llegó la hora de hacer el servicio militar, estuve de acuerdo con ellos y con mi mujer en que vinieran a hacerlo en lo que entonces era el Ejército de Franco” (sic).

Carrillo fue secretario general del PCE hasta 1982 y muchos años después regresó al Partido Socialista, de donde había salido en los tiempos de la II República para inscribirse en el PCE. En ese documento, Carrillo se mostraba de acuerdo en la reforma del Estatuto catalán para buscar un nuevo marco en las relaciones del Estado con los catalanes y se decantaba por mano ancha, pero siempre dentro de la unidad de España dentro de su diversidad. Algo que ahora parece que no contemplan los dirigentes del PCE, José Luis Centella, y de IU, Alberto Garzón, sometidos al poder estalinistas de Pablo Iglesias y de Ada Colaupara preservar unos cuantos diputados en el Congreso y algunos senadores en la Cámara Alta.

En su escrito, muy ponderado, Carrillo se mostraba de acuerdo con grandes reformas estatutarias, pero finalizaba así:

“Tenemos que serenarnos todos al examinar el Estatuto, tanto en Cataluña como en el resto de España. Los catalanes han respetado las reglas constitucionales al presentar su proyecto. Ahora el Parlamento va a discutirlo. Nos interesa a todos llegar a un acuerdo sobre el texto y sobre sus posibles correcciones. Porque no nos engañemos, sin ignorar la autoridad de las Cortes españolas, la ausencia de acuerdo y la existencia de una mayoría del pueblo catalán y sus instituciones contra el texto salido de dichas Cortes, sí representaría un conflicto grave para la unidad de España. Dada mi posición de retirado de la política activa, sin ningún interés personal de por medio, estimo mi deber de español demandar serenidad y alteza de miras para conseguir que esa situación no se produzca”.

El humor de las redes sociales

Por primera vez desde hace años, los podemitas y secesionistas no consiguen dominar las redes sociales, que han sido su feudo desde, al menos, diez años. El conjunto del país ha respondido al desafío secesionista con muchísima contundencia, dentro de un ácido humor secular.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.