Los mejores treinta años

Estoy pensando en rotular mi propia vida como ciertos establecimientos comerciales. Así: Enrique Arias Vega, abierto en 1943; próxima clausura por liquidación de existencias. No es que uno sea morboso ni que piense dejar todo esto deprisa y corriendo. No.